Historia mínima del porno (Parte I)

La ciencia de la sexualidad, según Foucault, es un ámbito humano que es susceptible a daños, enfermedades, desviaciones, patologías generales.

Se define entonces como un espacio donde cabe lo correcto e incorrecto; lo normal y lo anormal; lo sano y lo enfermo. El recelo con que se ha creado la sexualidad humana, los modos de reproducción y relación, han establecido una plataforma de verdades absolutas, cualidades heteronormativas que se definen belleza,  salud, recato y familia. Así, nuestra sexualidad se ve afectada por dichos discursos, donde los cuerpos no se deben salir del carril que les corresponde.

Si hablamos de muestras de piel, el ámbito visual tiene una larga historia. De mano con la invención de la fotografía nacieron las representaciones eróticas. Esta tecnología logra acercarse al cuerpo humano muy sutilmente. Lo empieza a conocer. La distancia era prudente, el acercamiento no era verdaderamente clínico. Estudios de movimiento y antropología eran los espacios donde la imagen fotográfica se relacionaba con el cuerpo hasta que en el siglo XX se empieza a mostrar como un producto de masa. El comercio de fotografías pornográficas empieza a desarrollarse en París, a comienzos del siglo XX, en un círculo reducido. Eran costosas y prohibidas. Comienza el negocio de la piel.

historia mínima 2

                       

Still frames de “On the beach” 1925 Tomado de A history of the blue movie de Alex de Renzy (1970)

Con el cine, el sexo se empieza a mostrar en las pantallas. Cortos como “A Free Ride” (1915), muestran una comedia salpicada de sexo casual, divertido, picarón. Estas películas continuaron siendo divertidas, sin mayores tramas psicológicas durante los años 30. Aunque, a primera vista, se puede apreciar una producción relativamente sencilla la técnica fotográfica era igual de compleja que la de  cualquier comedia producida al momento.

Ejemplos de vintage porn -click –

ohmyporn historia minima del porno

Mucho más adelante, en la década del 40, intervienen elementos externos que influyen dentro de la representación erótica. Zapatos, medias, ligueros, cuero, se convierten en el objeto fetiche de muchos. Las chicas llegan al cuarto, cierran la puerta y, sin mostrar vello púbico, boobies o trasero, se vuelven unas máquinas de sexualidad al convertir objetos de vestir en potentes estimuladores sexuales.

historia mínima 4.jpg   

Still frame. Anónimo. Década del 50. Tomado de A history of the blue movie de Alex de Renzy (1970)

Las películas eróticas de la década del 50, muestran a la ama de casa que juega con el lente, muy coqueta, invitando a la acción. Pero de ahí no pasa. Juguetea con su ropa interior de colores en su habitación perfecta, muestra los hombros, toca sus piernas. Algunas actrices se desnudaban completamente, pero su vagina salía fuera del campo visual de la cámara. No había ningún hombre o mujer participando junto con la actriz.

Still frame. Anónimo. Década del 50. Tomado de A history of the blue movie de Alex de Renzy (1970)

Samantha Mesones

Continúa aquí: Parte II

2 comentarios en “Historia mínima del porno (Parte I)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s