¿Recuerdas tu vida antes de Facebook?

(Originalmente publicado el 03 de diciembre de 2011) 

Este fin de semana vi “The Social network”, 2010, película dirigida por David Fincher (Fight Club, Panic Room).

“Red social”, título traducido al español, es una película inteligente, bien contada . Narra la historia de uno de los fenómenos sociales más importantes del Siglo XXI: Facebook. Es tan fascinante que tuvimos que parar la película un par de veces y comentar nuestra propia experiencia con esta red social: ¿por quién entraste? ¿quién te invitó? ¿no sientes que se te olvidó cómo era la vida antes de Facebook?. Y sí, siento que sí. La vida social es otra cosa después de la invención de una de las redes más invasivas –sin ánimos de insultar- de la historia del internet.

En Facebook todos lucimos bien: tu nuevo corte de cabello, perfecto y liso,  va como foto principal; no te peleas con nadie; sonríes siempre; no insultas; no estás deprimida; nunca olvidas un cumpleaños. Es la versión perfecta de ti misma. Pero, aunque no quieras, saca lo peor de ti. Cuando conoces a un chico que te mueve “algo” y crees que es perfecto  (ya sea por su profesión, estilo, boca, labios, pelo, o simplemente besa espectacular) recuerdas su nombre y apellido a la perfección. Celular en mano le pides sus datos como toda una profesional de las relaciones públicas: “ Castepinelli…ok…¿Una l o dos? Ooook…perfecto”. Y al llegar a casa, antes de tomar agua o quitarte el maquillaje, ya estas prendiendo tu laptop para averiguar absolutamente todo de él. Se hacen amigos y, es ahí, donde la verdadera conquista empieza. Títulos universitarios, gustos musicales, películas preferidas,relationship status…

Yo, confieso, he utilizado esta red social para conquistar, picar el ojo. He puesto en evidencia mi debilidad por su sonrisa a través de un video de YouTube, la letra de alguna canción o una imagen que, en complicidad, sólo nos gusta a nosotros dos. Es más importante decir “me gustas” a través de una red social que cara a cara. Esto lo hace público y eso vale mi peso en oro. En mi caso, no me gusta montar fotos de “nosotros”. Prefiero mostrar pedacitos de una noche perfecta. En mi perfil hay más de un link que cuentan una historia completa, pero nadie se entera. A veces, de broma el chico se entera.

En la película, el personaje de Mark Zuckerberg en algún momento, dice: “nadie va por ahí con un letrero diciendo si está comprometido o no…” Y es ahí cuando uno de sus tantos bombillos se prende y dice: “Es esto. Esto es Facebook” y se para corriendo a trabajar en su laptop. No sé en qué momento FB logró formar parte de nuestra intimidad amorosa. No sé cómo hizo que valiera tanto estar comprometido a través de las letritas de una pantalla. Sólo sé que salgo corriendo al ver el estado de relación:”es complicado”. No es por nada, pero mi vida ya está tan enrollada que no quisiera agregar  un complicado más a mis asuntos.

A pesar de, no creo para nada en el estatus de relación. No es eso lo que delata. Yo prefiero leer entre líneas. Hacerse “amigo” de ciertas personas, publicar fotos en algunos sitios,  te dan las claves suficientes para saber en qué rollo anda él o ella -y en qué problema te estas metiendo-.

Zuckerberg se ha convertido en el mejor consejero en mi vida amorosa. No hay nada mejor que chismear con una botella de vino, una amiga, la pantalla de Facebook abierta y las fotos de ese muchacho nuevo, ono tanto. Y creo que ya no escribo más porque tendré un par de amigos menos al finalizar el día…

PD: Lo mejor de esa peli. Su soundtrack

Un comentario en “¿Recuerdas tu vida antes de Facebook?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s