Caracas tremenda (en 1800…)

Hace poco escribí una notita sobre la seducción en Caracas. En ella se vivía todo un lenguaje fascinante, desarrollado a través del vestido y la interacción nocturna. Pañuelos, abanicos y sombreros que hablaban por ti: “Estoy soltera y busco novio”, decía una tela en tu mano. “No me gustas tanto, lo siento”, se podía leer en los ojos de un chico que se iba a otro lado con su sombrero blanco y perfecto.

Qué no hubiera dado por estar ahí y ver los rechazos, amores y desamores de una Caracas fresca y  “nueva”.

Mientras los enamorados pensaban en sus accesorios de coquetería pro-matrimonio, la ciudad se tornaba un poco más oscura cuando de prostitución y de “amor pago” se trataba.

Nacido en la Bosnia actual, San Jerónimo fue un entregado a la lectura, al estudio y a la traducción al latín de los textos hebreos del Antiguo Testamento. Según Juan Carmona en Iconografía de los santos: “En cierta manera, San Jerónimo aceptaba el amor pasional de los hombres con “otras”, pero no con las esposas, porque «nada puede ser más vergonzoso que amar a su mujer como si fuera una prostituta (…) El hombre debe acercarse a su mujer no como una amante sino como una esposa”.

Una Caracas pacata, llena de encajes de domingo para ir a la Iglesia, hacía caso. La esposa es para estar en casa, dar bebés y mantener el hogar. Pero, desafortunadamente para las que se quedaban cargando niños, la seducción y el sexo debían salir de vez en cuando. Y para ello había trabajadoras que se encargaban del asunto.

 

Prostitución en la Caracas decimonónica

En el texto que nos guía, Fábrica de ciudadanos de Rafael Cartay, aparece lo siguiente: “Francisco Depons nos habla (en 1802) de lo inseguro que resultaban de noche las calles de Caracas por el sinnúmero de agresiones y puñaladas que se producían y de lo extendida que era la prostitución: más de 200 prostitutas de una población de 42.000 personas”.

No es de extrañar que esto pasara en una ciudad guiada por el “qué dirán” y por el rumor de algunas doñas de plaza. Una ciudad donde se tenía que decir “muero por ti” a través de pañuelos, abanicos y sombreros. Porque, al parecer, a más de uno se le había comido la lengua el gato. Y si nos guiamos por la palabra de Don San Jerónimo, pues, bienvenida sea la prostitución a nuestras camas y hogares.

Ellas andaban por las calles de Caracas “con falda y manta blanca, cubiertas con un sombrero de cartón adornado con flores artificiales y lentejuelas”. Nadie quería confundirlas con las damas de bien. Las que se quedaban cuidando a la servidumbre en casa.

La Urbanización El Silencio, como la conocemos ahora, no era tal. Era conocida como Ciudad Tablita y fue desalojada y tumbada porque era allí donde se encontraba todo este bochinche. La calle más famosa, la de los Siete pecados, vendía a las prostitutas extranjeras: francesas, italianas y españolas se daban por unas pocas monedas a los señores de la Caracas del XIX.

Se va el siglo y la discreción se hace palpable. Los periódicos se llenan de “masajistas” y “damas de compañía” que logran alegrar al más aburrido esposo de esta ciudad. Es a partir de 1940 cuando las “chicas apretaditas y catiritas” dan la cara. Ya para la década del noventa son “chicas de busto paradito” las que ofrecen sus servicios.

Leo un poco de historia y me pregunto: ¿Qué hemos hecho para ser tan infieles con nosotros mismos? ¿Por qué nos hemos engañado desde hace tanto tiempo? ¿Por qué nos cuesta tanto decir la verdad?

Y no dejo de molestarme por aquel comentario de Don San Jerónimo: “(…) El hombre debe acercarse a su mujer no como una amante sino como una esposa”. Ay, señor Jerónimo. No sabe cómo le ha estropeado la vida a media humanidad.

2 comentarios en “Caracas tremenda (en 1800…)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s