Algo de PostPorn en Caracas (gracias a @bestialo).

Varias veces me han preguntado, casi con rabiecita, por qué si la palabra “porn” está en este blog no se ve sexo literal. O por qué no empiezo a dar consejos a las muchachas sobre sus vidas íntimas. Sobre los consejos, mmm, no. No soy psicóloga ni ginecóloga.  Y en este blog se trata de hablar de PostPornografía. A menos es lo que se quiere. Muchas veces se atraviesa una noche caraqueña que no puedo dejar de contar o un amorío impresionante que me hace ir a los libros y escribir a ver si lo entiendo un poquito…pero no debería ser la regla 🙂

La postpornografía es un movimiento artístico de postguerra que une lo más extremo del performance con las sexualidades que no se encuentran dentro del concepto heteronormativo de la sociedad. Es decir, no se deja llevar únicamente  por las reglas heterosexuales de la identidad de género. Lo heteronormativo  se forma en pares: “mujer-hombre”; “malo-bueno”; “fea-bella”; “blanco-negro”; “joven-viejo”. Pero está tan “pelada” esta manera de percibir la identidad de los cuerpos que dentro del mismo combo “hombre-mujer” hay diferencias que nuestro grupo social, la mayoría de las veces, no toma en cuenta. Cosas tan sencillas como: “las mujeres deben casarse y tener hijos a los 27 máximo”; “las parejas heterosexuales no son infieles”;“las mujeres no ven pornografía”. Ummm, dale …

La postpornografía como concepto académico, desarrollado a través de la Cultura Visual (es decir, no solamente nombrado a partir de la historia del arte) abre un universo infinito a los cuerpos: el sexo heterosexual es variado, colorido, tremendo, plurisexual, curioso. No toda pareja hetero quiere hijos. No toda mujer quiere casarse. No todo matrimonio es fiel.

Pasemos a la imagen.

Hace unos días el grupo Bestialo Culapsus (ArtefactosyEsparcimiento) –que empezaron haciendo fiestas pero no se quedaron ahí- preparó un festival de cine y cortos bastante interesante. “Impulsos, erecciones, estímulos y fluidos” era la promesa del día. Abraham, nos comenta: “la selección la abordamos desde un punto de vista no tan literal. Hablar de erotismo es más que decir penes-vaginas-Caracas-Magallanes”. Y ahí fue cuando dije: estos chamitos están más claros que el agua. De eso se trata.  Todo lo que mostraron en esa hora -donde las risitas universitarias sobraron- fueron las grietas de la sexualidad que ya conocemos.

Lo que hace  que una película sea XXX es la piel en macro y la presencia del semen. Sin eyaculación no hay pornografía. Por eso la llaman: Money shot. En esta presentación vimos metáforas de aquello pero jamás observamos a Sasha Grey haciendo lo suyo (para eso hay otros momentos).

En la postpornografía lo importante no es qué se dice sino cómo se dice. Y  ver, siempre, cómo se puede entrar y salir del discurso porno inteligentemente. Todos y cada uno de los cortos que vimos tenían algo de esto.

Excelente tarde. Esperamos poder ir a muchas más y decir: “hoy veré porno en grupo, ¿vienes?”

Les dejamos uno de los cortos que disfrutamos . Enjoy.

Solène from jseb on Vimeo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s