¿Qué pasa cuando vendes orgasmos caseros?

Originalmente publicado en Erika Tipo Web.

De tanto darle al coco, de tanto leer sobre el amor, el deseo y sus historias, decidí salir a la calle y vender lo que llamo “orgasmitos caseros”. Vibradores, pues. El nivel más experiencial del asunto: ¿Qué sentimos -chicos y chicas- a nivel corporal cuando de curiosidades sexuales se trata?

Esto es lo que ha sucedido. 

Las primeras reuniones se hicieron en casa: amigas curiosas que, con un par de copas de vino en la cabeza, empezaron a hablar de sus experiencias sexuales y de cómo a veces la cosa se ponía un poco aburrida con el chico de turno. “Para mí el sex toy que debería estar en toda mesita de noche es un lubricante (cherry flavor, si es tan amable)”, les digo con toda sinceridad. Y así, de copa en copa , la conversa se pone más picante y los juguetes más interesantes.

Luego, con mucha pena, lo admito, me llevé mi bolsita de vibs a la oficina. Una tarde de viernes, con cervezas y compus aun prendidas, hice mi primer tuppersex en público. Toda la agencia me veía con ojitos de: ¿Samy, pero de verdad…? Y sí, la voz me temblaba y las manos las tenía frías. Pero logré hablar frente un grupo sobre las propiedades de un vibrador que no medía más de 4 centímetros. ¡Vendido! 50s party

Ese día pasó algo perfecto: todos me dijeron sus experiencias previas con juguetes, me contaron que a veces los tenían en el carro “por si acaso”, me dieron consejos. Sí, todos somos tremenditos. Luego las ventas anónimas se hicieron posibles. Nadie pregunta mucho: “Hola, nos vemos a tal hora en tal sitio, hablamos, chau”. Se hace la venta y más nunca supe de ti.

Muy distinto a las despedidas de solteras donde, durante toda la noche, las chicas se acercan a ti contándote las historias más íntimas porque “esto no se puede hacer en una tienda”.

¿Qué pasa cuando te las encuentras en la calle?
El otro día llego corriendo a la ofi. La calle, el Metro, los tacones, todos se pusieron de acuerdo para hacerme llegar 40 minutos tarde. En la puerta veo a una muchacha ajena a nuestro espacio de trabajo que me saluda con el mayor de los cariños: “Samyyy, mi amor, ¿cómo estás? ¿trabajas acá?”. Mi cara: O.0. “Holaaa, eeehm, sí sí. Te dejo, ¡estoy volando!”.

Como a la hora pego un brinco en mi puesto: “¡Una clienta!”.

Entendí que al momento de vender uno de mis “perolitos” puedo tener la mente más abierta del mundo, puedo escuchar, resolver despechos ajenos y darle la fuerza (que a veces a mí misma me hace falta) a cualquiera. Y olvidar, al minuto, su cara. Es una manera de respetar la intimidad que, de gratis, me ha sido confiada.

Pero, lo acepto, me hace feliz poder escuchar. No se trata de vender sexo. Se trata de entender el cuerpo en su forma más cruda. Y, definitivamente, me saca sonrisas.

Un comentario en “¿Qué pasa cuando vendes orgasmos caseros?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s