Huesos inquietos.

Annie Sprinkle preguntaba lo siguiente: ¿quieres acercarte realmente a una vagina? Aquí la tienes. Mientras sostiene un pequeño espejo en su orificio mostrando las paredes del cuello uterino. Llevó a otro nivel la obscenidad del acercamiento: si quieres piel, tendrás piel. En este caso, Bonichi nos muestra un cuerpo explícitamente desnudo. Cuando veo estas imágenes reconstruyo todo:…