Para mí no eran putas

(Originalmente publicado el 23 de julio de 2011) Mi amiga Vale tiene 31 años. La conocí hace poco pero, por tener mi edad, tenemos bastantes cosas en común. Cosas tan tontas como que podemos hablar por el teléfono fijo por más de 30 minutos y como si nada. Y así, con el espíritu noventoso, me dice…